CLASES

Mientras la situación sanitaria lo aconseje, estas son las disciplinas que se impartirán dentro del horario de clases:

Touching air-José Reches

El objetivo básico de "Tocando el aire" es preparar el cuerpo del bailarín para un espectro amplio de posibilidades de movimiento, en términos de forma, dinámicas o calidades. En el desarrollo de la clase trabajaremos de forma específica la percepción del peso y sus intensidades, tanto en el suelo como en la vertical. Evolucionaremos por la propulsión del cuerpo, caídas, elementos acrobáticos, recuperaciones y suspensiones, siempre en una búsqueda de la fluidez y volúmenes del movimiento en los diferentes niveles espaciales. Todo ello sin olvidarnos de la orientación y traslado del cuerpo, teniendo como génesis de movimiento la flexibilidad de la columna vertebral.

Habitar lo efímero-Cristiane Boullosa

Todo es movimiento, todo es transformación. No existe nada en la vida que no esté constantemente cambiando a cada fracción de segundo. Bailar es entrar en contacto con esta realidad y sumergirse en el flujo del movimiento de los cuerpos en relación con todo lo que les rodea. La propuesta para este taller es explorar y reconocer el flujo vital que pulsa dentro de cada uno de nosotros. Haremos un entrenamiento físico que nos ayude a liberar y optimizar nuestro cuerpo para que pueda entrar en la danza de forma fluida y personal. Centraremos el trabajo técnico en la liberación de la columna, la conexión del centro y las extremidades, la exploración de la relación entre el tacto y la visión y el binomio forma-percepción. Usaremos la improvisación como medio para alcanzar la forma en la danza y hacernos conscientes de su peculiar especificidad en el arte y la vida: la efimeridad.

Improvisación guiada -Luis Agorreta

El cuerpo ofrece un abanico infinito de posibilidades de movimiento. Abordaremos nuestra fisicalidad desde una mente conectada, que nos permita adentrarnos en diferentes situaciones y pautas para experimentar con las sensaciones. La respiración será un motor constante para el movimiento, que será ininterrumpido durante la siguiente fase de la clase. Finalmente, trabajaremos desde estructuras ajenas para transformarlas en propias a través de nuestra creatividad, y relacionarnos con el entorno a través de ellas.

Flying low -Diana Bonilla

La técnica del Flying low se centra principalmente en la relación del bailarín con el suelo y con el espacio. En cada clase se proponen exploraciones en torno a la relación del bailarín con la tierra, el peso de su cuerpo y el espacio que habita, cultivando la interconectividad e inclusividad con el entorno. En base a patrones de movimiento sencillos que implican un uso eficiente de la respiración, los apoyos y la velocidad, esta práctica activa los cuerpos explorando maneras dinámicas de entrar y salir del suelo, potenciando la eficiencia del movimiento, permitiéndole al bailarín estar en estado de alerta constante, mientras interiormente se mantiene la calma.

CLASES POR CONFIRMAR

En caso de que los y las participantes acudieran en parejas o grupos de convivientes, y se alcanzara un mínimo de 8 personas como para llenar un grupo, se valoraría incluir las siguientes clases (siempre manteniendo la distancia y las medidas de seguridad entre las personas que no hayan tenido contacto previo):

Partnering contemporáneo-José Reches y Luis Agorreta

Aprendizaje específico del movimiento en pareja en el que se buscan la coordinación en las cogidas y en todo el movimiento bailado, manteniendo siempre algún tipo de conexión con la pareja. Trabajaremos diferentes tipos de agarres y el aprovechamiento de las inercias corporales, entre otras. También se incluirán secuencias coreográficas bailadas que contengan los portés de forma práctica.

Contact Improvisation-Cristiane Boullosa y Diana Bonilla

Contact Improvisación o CI es “a contemporary game” dice Steve Paxton. CI empezó en US en los años 70 como una exploración de las fuerzas físicas impuestas al cuerpo por la gravedad, la física de la inercia, el momento, la caída y la cogida. CI es una forma muy compleja pero a la vez muy abierta, con infinidad de posibilidades. Es una forma de danza creada por el bailarín en el momento en el que baila. En estas clases de contact improvisación trabajaremos herramientas físicas que permiten adquirir una conciencia estructural y funcional concreta del propio cuerpo, una noción espacial diferente a la trasmitida en las técnicas más clásicas de danza, y un conocimiento de cómo organizarse físicamente en relación a la gravedad, otro cuerpo, el suelo y el espacio.